Clara Benito: «Queremos que no se invisibilice el papel de la mujer rural» | Día Internacional de la Mujer Rural

Clara Benito Pacheco con su rebaño caprino en el Día Internacional de la Mujer Rural

Clara Benito Pacheco, la mente detrás de Entrelobas (Serrada de la Fuente, Madrid), está liderando un proyecto innovador dentro de la ganadería ecológica. Cada una de las 130 cabras que conforman su rebaño, el mayor en ecológico a nivel mundial, está equipada con un GPS con el que les crea vallados virtuales desde su móvil.

Esta ganadera de la sierra norte de Madrid contribuye así a la lucha contra el cambio climático y a la prevención de incendios forestales. Una labor que le ha valido el reconocimiento como mejor agricultora ecológica de la Unión Europea (UE). “Mi proyecto revierte en arrojar luz sobre estas iniciativas pequeñas que quizás pasan desapercibidas, pero que están en marcha y van avanzando”, dice.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural el 15 de octubre, Cocampo habla con ella.

PREGUNTA. Recientemente, ha sido galardonada como “Mejor agricultora de ecológico” en la segunda edición de los Premios Orgánicos de la UE, que reconocen proyectos innovadores y sostenibles. ¿Qué supone este premio para usted personal y profesionalmente?

RESPUESTA. Personalmente, es un orgullo ver que lo que para ti es importante, lo es también para otras personas. Siempre tienes la sensación de andar perdida en la montaña, como si nadie te viera. Que le den ese valor al trabajo que se realiza en el campo con los pequeños ganados y en la regeneración para la mitigación del cambio climático es una alegría.

P. Entrelobas, el proyecto por el que ha sido premiada, surge cuando deja el barrio de Malasaña, donde se había criado, y se establece en la sierra de Madrid. ¿Por qué decidió emprender en el medio rural?

R. El proyecto empezó sin mucha ambición. Inicialmente, adquirimos cinco cabras. Yo venía de un entorno completamente diferente, por lo que estaba explorando si era capaz de adaptarme, si me gustaban los animales y si me llevaba bien con las cabras. Nunca había tenido contacto con animales, ni siquiera domésticos.

El proceso fue gradual y se desarrolló de manera natural. Después de andar este camino durante ocho años, en los que me aseguré de que era a lo que me quería dedicar realmente, decidí solicitar una subvención para la primera instalación ganadera. Esta ayuda ya requería que me convirtiera en profesional.

P. En su explotación de ganadería extensiva orgánica, hace uso de la tecnología para delimitar los espacios en los que pastorean las cabras. ¿Podría explicarnos en qué consiste esta técnica?

R. Cada cabra lleva en su cuello un dispositivo similar a un cencerro, equipado con un sistema GPS. Estos dispositivos cuentan con una pequeña batería interna que, desde una aplicación móvil, permite dibujar y configurar vallados virtuales en cualquier zona, ya sea en la cima de una montaña o en terrenos agrestes donde sería difícil instalar un vallado físico.

Cuando las cabras se acercan a alguno de los límites, reciben un estímulo sonoro que van aumentando en intensidad. Si la cabra no se aleja y continúa hacia el límite, recibe un pequeño pulso eléctrico que la hace retroceder.

Las cabras aprenden rápidamente a asociar el sonido con el pulso eléctrico y suelen cambiar de dirección cuando reciben el sonido, lo que les permite seguir pastando en otra dirección.

Esta técnica tiene múltiples ventajas. Los dispositivos funcionan con energía solar y, dado el clima de España, rara vez necesitan recargarse en casa, siendo autosuficientes durante largos períodos de tiempo.

Además, los vallados virtuales quedan grabados en los collares, lo que garantiza que las cabras puedan pastar incluso en zonas sin cobertura. También, proporcionan información detallada sobre sus patrones de alimentación o la uniformidad de su pastoreo.

Desde una perspectiva personal y relacionado con el bienestar de los animales, las cabras no tienen que estar supeditadas a mi horario y pueden seguir sus ritmos biológicos. Esto te permite conciliar o dedicarte a otras tareas a parte del cuidado del ganado.

P. También, lleva a cabo prácticas para la preservación del medioambiente y la prevención de los incendios forestales. ¿Podría hablarnos sobre ellas?

R. Trabajamos en colaboración con el Área de Prevención de Incendios de la Comunidad de Madrid. Nuestra labor consiste en el mantenimiento de las fajas cortafuegos, que generalmente se crean en un principio con maquinaria.

Después, intervenimos nosotros para preservar el área con los animales. Para ello, creo un vallado virtual que guía al rebaño a través de la faja, asegurando que la dejan completamente limpia y de que el pastado es homogéneo.  

El objetivo es evitar la necesidad de volver a utilizar maquinaria para mantener estas áreas, ya sea al cabo de uno, tres o cuatro años.

Día Internacional de la Mujer Rural

P. El 15 de octubre se celebra el Día Internacional de la Mujer Rural, con el objetivo de poner en valor el papel que desempeñan estas mujeres, invisibilizado como muestran los datos. ¿A qué desafíos se enfrentan las mujeres ganaderas?

R. Enfrentan desafíos que son comunes en muchas profesiones. A veces no se toma tan en serio tu trabajo o te dicen que no vas a aguantar. En mi caso, se suma que no soy originaria de aquí, no provengo de una familia ganadera, soy inexperta y además soy mujer.

Sin embargo, con el tiempo, encuentras tu lugar. Actualmente, tengo buena relación con la mayoría de las personas de mi pueblo, pero es un camino que hay que recorrer.

P. ¿Y a qué oportunidades?

R. Desde la administración, ahora se le está dando más oportunidad a lo ecológico y a la mujer. Un ejemplo de ello es la subvención que solicité, que otorga una mayor aportación económica a las mujeres que se instalan por primera vez, con el objetivo de fomentar su incorporación.

Además, somos varias mujeres aquí, y hemos construido una red de apoyo. Esto te brinda una seguridad, pese a estar un poco separadas debido a la naturaleza de la ganadería, que requiere estar arraigado en tu zona.

P. ¿Qué consejos daría a las que se replantean ser mujeres rurales emprendedoras?

R. Conozco varias mujeres que quieren instalarse como ganaderas. Les diría que se unan a nosotros, que busquen asesoramiento y que existen formas de establecerse, a pesar de que comenzar puede parecer abrumador, especialmente en términos de encontrar tierra y espacio para los animales.

En este sentido, durante mi instalación, recibí ayuda del servicio Agrosesor de la Comunidad de Madrid. Este instrumento es gratuito y ofrece un soporte técnico a todos aquellos que se quieren instalar, tanto en ganadería como en agricultura.  

Si esto es a lo que te quieres dedicar, cuando ya lo haces, la satisfacción es muy grande

Clara Benito Pacheco, ganadera ecológica

Te ayudan a tomar decisiones prácticas, aconsejándote sobre el tipo de animales o la carga ganadera que deberías considerar. Además, te guían en la búsqueda de base territorial. Me ha sido de gran ayuda para superar la burocracia y los obstáculos que pueden surgir al establecer un rebaño.

Es cierto que ser emprendedora rural puede ser un proceso complicado, pero si deseas hacerlo realmente, hay maneras de lograrlo. Si esto es a lo que te quieres dedicar, cuando ya lo haces, la satisfacción es muy grande.

P. Las mujeres agrarias no disponen del mismo acceso a la tierra. Cocampo surge para facilitar su acceso. ¿Cómo cree que la plataforma puede contribuir a lo anterior?

R. Si dispones de un capital a través del que puedes adquirir parte de tu base territorial, es una iniciativa que está muy bien, porque es una manera de establecerte de verdad.

P. Por último, ¿qué mensaje le gustaría transmitir en el Día Internacional de la Mujer Rural?

R. En el Día Internacional de la Mujer Rural, me gustaría compartir el deseo de que más mujeres se animen a instalarse en el campo. Con todas las que he tenido el gusto de trabajar ha sido un placer altísimo. Creo que las mujeres son excelentes ganaderas y agricultoras, y cuántas más seamos aquí, mejor. Así, reivindicaremos nuestro espacio en el campo y en el monte.

No estamos pidiendo nada nuevo, simplemente queremos que no se invisibilice el papel de la mujer rural

Clara Benito Pacheco, ganadera ecológica

Hay que recordar que, en el pasado, las mujeres ya desempeñaban roles de pastoras desde temprana edad en esta zona. No estamos pidiendo nada nuevo ni buscamos innovar en nada, simplemente queremos que se reconozca y que no se invisibilice el papel de la mujer en el mundo rural.

Todos los contenidos de Cocampo están licenciados bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International. Se permite la reproducción total o parcial del contenido siempre que se cite la fuente original.

Esta nota contiene:

Autor

RESPONSABLE DEL TRATAMIENTO: Cocampo Digital S.L.

FINALIDAD DEL TRATAMIENTO: Envío de nuestra newsletter corporativa con nuestras novedades.

DERECHOS: Tiene derecho al acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación y portabilidad de sus datos personales. También puede retirar el consentimiento prestado para este tratamiento en cualquier momento. Puede acudir igualmente a la Autoridad de Control (AEPD) para reclamar sus derechos en materia de protección de datos.

Para más información acuda a nuestra política de privacidad.