El endeudamiento del sector agrario aumenta un 8% en siete años

Un agricultor observa las tierra de cultivo de su explotación

En los últimos siete años, el endeudamiento del sector agrario español ha crecido un 8,4%, pasando de 18.630 millones de euros en el tercer trimestre de 2017 a 20.191 millones de euros en la misma fecha de 2023, según los datos difundidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a partir de las estadísticas del Banco de España.

Sin embargo, la deuda registrada al cierre del tercer trimestre de 2023 resulta un 15,6% inferior a la del mismo momento de 2008, cuando se alcanzó su punto máximo, con 23.936 millones de euros.

La cifra actual supone el 61,3% del Valor Añadido Bruto (VAB), un ratio inferior comparado con la deuda pública de España, que asciende a 1,57 billones de euros a finales de septiembre y representa el 109,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

¿Por qué aumenta el endeudamiento del sector agrario?

Este aumento del endeudamiento del sector agrario se produce en un contexto marcado por la modernización del sector, que demanda la necesidad de realizar inversiones para la mejora de las explotaciones.

Los agricultores y ganaderos han tenido que llevar a cabo un esfuerzo inversor para adaptar sus explotaciones a las nuevas exigencias normativas ambientales, laborales, de seguridad alimentaria o de bienestar animal, lo que requiere de financiamiento a través de préstamos, como informa Unión de Uniones a través de un comunicado de prensa.

Desde la organización agraria añaden también las condiciones adversas, como la sequía, las plagas y las enfermedades del ganado, por las que han solicitado financiación para poder continuar con el desempeño de su actividad.

La entidades financieras respaldan al sector

Entre las vías de financiación privada a las que pueden acceder los agricultores y ganaderos se encuentran los préstamos agrarios y las líneas de crédito.

En respuesta a las adversidades climáticas y a la entrada en vigor de la nueva PAC en 2023, las principales entidades financieras han activado líneas especiales de financiación.

CaixaBank ha lanzado el préstamo Agroinversión, con condiciones preferentes para hacer frente a la disminución de ingresos como consecuencia de la sequía.

Además, ha puesto en marcha la campaña de la PAC 2023, con casi 7.000 millones de euros en financiación preconcedida.

Santander, por su parte, ha ofrecido el Préstamo Sequía para proporcionar apoyo financiero con un plazo máximo de seis años, hasta 12 meses de carencia, y con flexibilidad en cuotas.

Asimismo, ha lanzado también una campaña vinculada a la nueva política agraria europea, con el objetivo de respaldar la digitalización del sector de manera sostenible.  

Sabadell ha otorgado financiación a través del préstamo Flexi Agro, que permite financiar los gastos de la actividad diaria, y el anticipo de las indemnizaciones de la Administración Pública.

Cajamar también ha habilitado una línea de financiación de 300 millones de euros para cubrir las necesidades de liquidez ante los daños causados por la sequía, la cual ha acompañado de asesoramiento personalizado.

Por último, Caja Rural del Sur ha activado una línea específica para anticipos del 100% de las ayudas de la PAC.

Los créditos dudosos disminuyen

Pese al incremento del endeudamiento del sector agrario, la morosidad ha experimentado un decrecimiento para este tiempo.

Según el MAPA, los créditos dudosos, aquellos sobre los que existen dudas con respecto a la capacidad del deudor para devolver el dinero prestado, alcanzaron los 1.044 millones de euros entre julio y septiembre de 2023.

Así, la tasa de créditos de dudoso cobro en este sector se mantuvo estable con respecto al segundo trimestre, situándose en el 5,2%. En el mismo periodo de 2017, los créditos dudosos sumaron 1.511 millones de euros y la tasa se situó en el 8,0%.

Desde organizaciones agrarias como Unión de Uniones señalan que la morosidad en el sector primario ha sido tradicionalmente menor que en otros sectores. De hecho, en el periodo de datos 2017-2023, ha sido el sector que ha presentado una mayor bajada.

La tasa de créditos dudosos en el sector agroalimentario (industria de la alimentación, bebidas y tabaco) ha caído 2,3 puntos porcentuales, situándose en el 3,6%.

En el sector pesquero (periodo de datos 2019-2023), se ha mantenido prácticamente estable (+0,1 puntos porcentuales), hasta el 7,7%.

Fuentes

  • Banco de España.
  • CaixaBank.
  • Cajamar.
  • Caja Rural del Sur.
  • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).
  • Sabadell.
  • Santander.
  • Unión de Uniones.

Todos los contenidos de Cocampo están licenciados bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International. Se permite la reproducción total o parcial del contenido siempre que se cite la fuente original.

Esta nota contiene:

Autor

RESPONSABLE DEL TRATAMIENTO: Cocampo Digital S.L.

FINALIDAD DEL TRATAMIENTO: Envío de nuestra newsletter corporativa con nuestras novedades.

DERECHOS: Tiene derecho al acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación y portabilidad de sus datos personales. También puede retirar el consentimiento prestado para este tratamiento en cualquier momento. Puede acudir igualmente a la Autoridad de Control (AEPD) para reclamar sus derechos en materia de protección de datos.

Para más información acuda a nuestra política de privacidad.